AutoTao.com

El placer de manejar autos que nos permiten estar presentes en todo momento.

Archive for the ‘carrera’ Category

Mazda 787B

leave a comment »

Number 55
Mazda is the only Japanese brand to win the 24 Hours of Le Mans, when the 787B won in 1991. The legend says that when the four-rotor engine was disassembled after the endurance race it showed little sign of wear. The FIA had rated the 2622cc engine to be equivalent to a 4708cc piston engine. And after Mazda’s victory, it outlawed rotary engines altogether. That was the only time that a non-piston engine won the French race. But rotary engines are allowed again; so it might not be the last time.
The Wankel rotary was first built by German engineer Felix Wankel in 1954. It uses a rotor instead of reciprocating pistons. Over the years many manufacturers have toyed with the Wankel rotary, from NSU, Citroen and GM, to Mercedes-Benz and Rolls-Royce, which developed a two-stage diesel version. Even Lockheed aircraft, John Deere tractors, Norton motorbikes and Artic Cat snowmobiles have used rotary engines. But only Mazda still mass-produces them, after the immense following that its original rotary-powered car, the 1967 Mazda Cosmo, has had around the world.
A rotary engine is pretty compact, and produces pretty smooth power at high rpms. But it also tends to be thirstier, so race strategy is a bit different.
Mazda continued racing rotary engines with the RX-7 in the IMSA series, winning more races in its class than any other model, accomplishing its 100th class victory in 1990, including 10 in a row at the 24 Hours of Daytona, and eight IMSA Grand Touring Under Two Liter (GTU) championships.

Watch and listen the 787B in action and hear what the driver has to say, and understand it if you speak Japanese:

Anuncios

Written by Isaac Hernandez

enero 5, 2008 at 1:39 pm

Publicado en automovil, carrera, race, test drive

Tagged with , ,

Mazda Furai Concept – Back to the Future

with one comment

©Isaac Hernández, All Rights Reserved .

Photo gallery at MercuryPress.com
Video in Action on YouTube

Mazda Furai Concept

This astonishing concept car is ready to race at Le Mans. To prove it, the only Japanese manufacturer to ever have won the 24-hour race took our correspondent for some scary fast spins around the legendary Mazda Raceway Laguna Seca. It´s not often that you get 2 g’s in a concept car. Isaac Hernández lived to tell us about it, and to take the pics.

Mazda has shown four nature-inspired concepts within the last year that have been criticized as being too fantastic. Their flowing lines looked too crazy to make it to a factory line… until now.
Meet Furai, what Mazda calls “something in between a race car and the wildest sports car out there.” Built on the Courage C65 chassis that Mazda raced at the American Le Mans Series (ALMS) for 2005 and 2006, it’s powered by a 450-hp three-rotor Wankel rotary engine. Mazda teamed up with BP to fuel it by ethanol E100, the first time this has ever been done with a rotary engine.

Full review available for publication.

Other Nagare concepts
Nagare. LA Auto Show November 2006
Ryuga. Detroit 2007
Hakaze. Geneva 2007
Taiki. Tokyo 2007

Written by Isaac Hernandez

enero 1, 2008 at 5:16 pm

Mazda Furai Concept

with 3 comments

Mazda Furai Concept
El fin de semana pasado fui uno de los pocos afortunados en dar una vuelta en el Mazda Furai concept. El día 31 de diciembre tendreis oportunidad de ver aquí mi opinión al respecto, cuando se levante el embargo sobre mis impresiones. Furai significa el ¨Sonido del Viento¨ en japonés. No os lo perdais. También subiré algunas fotos y un video para que veais como suena el viento contra esta bestia de 450 CV. Mientras tanto, aquí teneis un adelanto de foto para que os vayais mojando los labios.

Written by Isaac Hernandez

diciembre 12, 2007 at 3:18 pm

DARPA Urban Challenge: GM gana, todos ganan.

leave a comment »

Chevrolet Tahoe ¨Boss¨, ganador de DARPAChevrolet Tahoe ¨Boss¨. -Más fotos en www.photo.MercuryPress.com

Once coches completamente autónomos compitieron por un premio de dos millones de dólares (1,4 millones de euros) presentado por DARPA, la agencia de desarrollo del ejército de EEUU.El negro Chevrolet Tahoe recorrió 90 km de calles a una media de 22,6 km/h, ganando la carrera. Cualquier conductor podría haber realizado la prueba en menos tiempo. Pero esta era una carrera sin conductores. Los once robocoches que habían tomado la salida tenían que completar 19 pruebas, divididas en tres misiones en menos de seis horas. Sólo al principio de cada misión los programadores podían intervenir, introduciendo los datos que acababan de recibir en los ordenadores, para lo que tenían cinco minutos. Luego todo quedaba en manos del coche, sus sensores y sobre todo su programación, además de la suerte.

A esta tercera edición de carreras de robots de DARPA se presentaron 89 equipos. De esos, 35 fueron admitidos a las semifinales, y sólo 11 compitieron en la final, en la base militar abandonada de George, que hoy en día sirve para que el ejército estadounidense realice prácticas.

Con casas abandonadas y derruidas como telón, la escena de 11 coches circulando de un lado para otro sin nadie al volante tenía un aspecto apocalíptico. Por lo menos había público para devolvernos a la realidad, pero éste parecía supeditado a las máquinas, aplaudiéndolas a su paso –como si los robots pudieran responder a las ovaciones.

“Boss”, el mencionado Tahoe SUV del equipo Tartan Racing, formado por la universidad Carnegie Mellon y General Motors, era el gran favorito, pero iba a tener competencia. El Ford Maverick híbrido de Virginia Tech, bautizado “Odín”, se había clasificado en segunda posición y tenían posibilidades de ganar, a pesar de contar con un presupuesto mucho menor que el gigante Tartan. Y “Junior”, un VW Passat del equipo Stanford Racing, formado por la universidad de Stanford y Volkswagen, también quería la victoria. Este equipo había vencido a Carnegie Mellon en la edición anterior que se realizó en el desierto en 2005.

En aquella ocasión, cada vez que un robot se acercaba a otros, los organizadores detenían a uno de ellos. Ahora los robots tienen que saber evitar obstáculos en movimiento, y sólo se detendrán los vehículos en caso de inminente peligro, como cuando se paró al gigantesco camión Oshkosh cuando estuvo a punto de derruir un edificio al tocar una de sus columnas.

La eliminación del camión fue buena noticia para todos los que tenían miedo de ser embestidos. Este temor hizo que algunos ingenieros fueran más conservadores a la hora de programar las instrucciones de sus robots. “Boss” fue el más agresivo, con unas aceleraciones repentinas tras cada parada, y quizás por ello consiguió la victoria, unos veinte minutos más rápido que “Junior”, que con su segundo puesto gana 1 millón de dólares para Stanford. En tercera posición acabó “Odín”, que recibe medio millón. Pero la gran victoria es que seis vehículos consiguieron terminar, y que está tecnología llegará a nuestros coches.

Junior VW Passat

¨Junior¨, el VW Passat de Stanford University acabó segundo. -Más fotos en www.photo.MercuryPress.com
Los robots cuentan en su mayoría con sistemas de radar y láser para distinguir obstáculos y carreteras antes de decidir que hacer. Algunos utilizan también cámaras de video para analizar la situación. Pero ninguno de los equipos que alcanzaron el podio apostó por el video. Para procesar el video hacen falta muchos ordenadores, complicando las decisiones del robot.

Red Whittaker, el cerebro detrás del equipo Tartan, habla de “Boss” como si lo hiciera de un hijo que acaba de sacarse el carné de conducir con un sobresaliente. Pero cuando habla del robot, se incluye a si mismo y a todo el equipo. “Fuimos excelentes, conduciendo muy deprisa. Las misiones se desarrollaron con perfección”. Sólo al principio sudaron un poco sus técnicos, cuando la proximidad de su coche a la pantalla de video gigante hizo que se fastidiara el GPS, que tuvo que ser reemplazado.

“Boss tiene la mejor planificación para todos los contextos, las circunstancias de esta competición”, continúa Red, “Un vehículo intento darnos, pero lo evitamos. En la zona de tierra no podíamos ir a más de 11 km/h, pero si no vas exactamente a 11 km/h pierdes. Es como si te siguiera un policía todo el tiempo, con una caja que graba todo lo que haces y un coche que te sigue.”

En ocasiones se producían situaciones jocosas, cuando un vehículo era demasiado cortés y quería ceder el paso a otro, que a su vez esperaba su turno en el stop. Era como ver a un grupo de conductores noveles haciendo prácticas, pero los robots al final se las arreglaban para resolver los conflictos, y recibieron la intervención humana sólo en un par de ocasiones cuando hubo un amago de colisión y un roce entre el Land Rover LR3 de MIT y el Toyota Prius de la Universidad de Pensilvania.

Esta carrera representa otro gran paso en robótica, pero todavía queda mucho por hacer. “Hay cosas que no se probaron: alta velocidad, la falta de señal de GPS, accidentes intencionados”, concluye Red. Tendremos que esperar a la próxima edición de la DARPA Challenge.

Written by Isaac Hernandez

diciembre 8, 2007 at 8:27 pm

Publicado en automovil, carrera, race

Tagged with , , ,

DARPA Urban Challenge: Cómo funciona un coche robot

leave a comment »

Little Ben y Boss.
Los coches llevan toda una serie de recopiladores de datos, desde el GPS, que indica la localización del vehiculo respecto a las coordenadas del mapa dado por DARPA, hasta los radares y escáneres láser, conocidos como LIDAR.

Estos últimos rebotan un rayo de luz sobre un espejo que da vueltas a gran velocidad y escanea el terreno. El ordenador mide el tiempo que tarda en llegar la señal de cada objeto, creando un modelo digital en 3D. El radar funciona de una manera similar y aunque no es tan preciso como el lidar, puede ver a mayor distancia. Los robots utilizan una combinación de estos dos sensores para ver.

El video se puede utilizar para recopilar mas información, pero ninguno de los tres ganadores lo utilizaron porque requiere de mucha capacidad de procesador.

Para que un robot funcione bien en caso de caída momentánea de la señal de GPS tiene también dispositivos de inercia, lo que le permite saber dónde está incluso si el satélite no se lo dice. Los robots disponen de muchas coordenadas, o migas de pan, suministradas por DARPA.

Al final todo depende de la interpretación del software y de cómo los ingenieros han programado el robot para reaccionar a situaciones claves y de dar instrucciones de cómo ha de moverse el vehículo a través de la conducción por cable.

Written by Isaac Hernandez

diciembre 8, 2007 at 8:21 pm

Publicado en carrera, ciencia, race, robot