AutoTao.com

El placer de manejar autos que nos permiten estar presentes en todo momento.

DARPA Urban Challenge: GM gana, todos ganan.

leave a comment »

Chevrolet Tahoe ¨Boss¨, ganador de DARPAChevrolet Tahoe ¨Boss¨. -Más fotos en www.photo.MercuryPress.com

Once coches completamente autónomos compitieron por un premio de dos millones de dólares (1,4 millones de euros) presentado por DARPA, la agencia de desarrollo del ejército de EEUU.El negro Chevrolet Tahoe recorrió 90 km de calles a una media de 22,6 km/h, ganando la carrera. Cualquier conductor podría haber realizado la prueba en menos tiempo. Pero esta era una carrera sin conductores. Los once robocoches que habían tomado la salida tenían que completar 19 pruebas, divididas en tres misiones en menos de seis horas. Sólo al principio de cada misión los programadores podían intervenir, introduciendo los datos que acababan de recibir en los ordenadores, para lo que tenían cinco minutos. Luego todo quedaba en manos del coche, sus sensores y sobre todo su programación, además de la suerte.

A esta tercera edición de carreras de robots de DARPA se presentaron 89 equipos. De esos, 35 fueron admitidos a las semifinales, y sólo 11 compitieron en la final, en la base militar abandonada de George, que hoy en día sirve para que el ejército estadounidense realice prácticas.

Con casas abandonadas y derruidas como telón, la escena de 11 coches circulando de un lado para otro sin nadie al volante tenía un aspecto apocalíptico. Por lo menos había público para devolvernos a la realidad, pero éste parecía supeditado a las máquinas, aplaudiéndolas a su paso –como si los robots pudieran responder a las ovaciones.

“Boss”, el mencionado Tahoe SUV del equipo Tartan Racing, formado por la universidad Carnegie Mellon y General Motors, era el gran favorito, pero iba a tener competencia. El Ford Maverick híbrido de Virginia Tech, bautizado “Odín”, se había clasificado en segunda posición y tenían posibilidades de ganar, a pesar de contar con un presupuesto mucho menor que el gigante Tartan. Y “Junior”, un VW Passat del equipo Stanford Racing, formado por la universidad de Stanford y Volkswagen, también quería la victoria. Este equipo había vencido a Carnegie Mellon en la edición anterior que se realizó en el desierto en 2005.

En aquella ocasión, cada vez que un robot se acercaba a otros, los organizadores detenían a uno de ellos. Ahora los robots tienen que saber evitar obstáculos en movimiento, y sólo se detendrán los vehículos en caso de inminente peligro, como cuando se paró al gigantesco camión Oshkosh cuando estuvo a punto de derruir un edificio al tocar una de sus columnas.

La eliminación del camión fue buena noticia para todos los que tenían miedo de ser embestidos. Este temor hizo que algunos ingenieros fueran más conservadores a la hora de programar las instrucciones de sus robots. “Boss” fue el más agresivo, con unas aceleraciones repentinas tras cada parada, y quizás por ello consiguió la victoria, unos veinte minutos más rápido que “Junior”, que con su segundo puesto gana 1 millón de dólares para Stanford. En tercera posición acabó “Odín”, que recibe medio millón. Pero la gran victoria es que seis vehículos consiguieron terminar, y que está tecnología llegará a nuestros coches.

Junior VW Passat

¨Junior¨, el VW Passat de Stanford University acabó segundo. -Más fotos en www.photo.MercuryPress.com
Los robots cuentan en su mayoría con sistemas de radar y láser para distinguir obstáculos y carreteras antes de decidir que hacer. Algunos utilizan también cámaras de video para analizar la situación. Pero ninguno de los equipos que alcanzaron el podio apostó por el video. Para procesar el video hacen falta muchos ordenadores, complicando las decisiones del robot.

Red Whittaker, el cerebro detrás del equipo Tartan, habla de “Boss” como si lo hiciera de un hijo que acaba de sacarse el carné de conducir con un sobresaliente. Pero cuando habla del robot, se incluye a si mismo y a todo el equipo. “Fuimos excelentes, conduciendo muy deprisa. Las misiones se desarrollaron con perfección”. Sólo al principio sudaron un poco sus técnicos, cuando la proximidad de su coche a la pantalla de video gigante hizo que se fastidiara el GPS, que tuvo que ser reemplazado.

“Boss tiene la mejor planificación para todos los contextos, las circunstancias de esta competición”, continúa Red, “Un vehículo intento darnos, pero lo evitamos. En la zona de tierra no podíamos ir a más de 11 km/h, pero si no vas exactamente a 11 km/h pierdes. Es como si te siguiera un policía todo el tiempo, con una caja que graba todo lo que haces y un coche que te sigue.”

En ocasiones se producían situaciones jocosas, cuando un vehículo era demasiado cortés y quería ceder el paso a otro, que a su vez esperaba su turno en el stop. Era como ver a un grupo de conductores noveles haciendo prácticas, pero los robots al final se las arreglaban para resolver los conflictos, y recibieron la intervención humana sólo en un par de ocasiones cuando hubo un amago de colisión y un roce entre el Land Rover LR3 de MIT y el Toyota Prius de la Universidad de Pensilvania.

Esta carrera representa otro gran paso en robótica, pero todavía queda mucho por hacer. “Hay cosas que no se probaron: alta velocidad, la falta de señal de GPS, accidentes intencionados”, concluye Red. Tendremos que esperar a la próxima edición de la DARPA Challenge.

Written by Isaac Hernandez

diciembre 8, 2007 a 8:27 pm

Publicado en automovil, carrera, race

Tagged with , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: