AutoTao.com

El placer de manejar autos que nos permiten estar presentes en todo momento.

Ferrari 612 Scaglietti

with one comment

Ferrari 612 Scaglietti

Corre como el viento, Cavallino
©Isaac Hernández

Cuando Deb Pollack, relaciones públicas de Ferrari Norte América, me llamó por teléfono para preguntarme si quería probar el 612 Scaglietti en el desierto de Mojave, yo creo que ella ya sabía la respuesta. Y es que esas cosas no se preguntan, porque la respuesta será siempre que sí. ¿Quién diría que no a la oportunidad de manejar un carro capaz de hacer 0 a 62 millas por hora en 4.2 segundos y de alcanzar una velocidad máxima de 199 millas por hora? ¿Y si encima ese auto lleva los legendarios nombres de Scaglietti y Ferrari y cuesta $652,000?

La respuesta fue obviamente que sí. Y es que más que una pregunta, lo que Deb hizo fue una invitación. La última vez que había probado un Ferrari, fue un bonito 400 Superamerica verde de 1961 que en su juventud sirvió como vehículo personal del Commendattore, el mismísimo Enzo Ferrari. Entre aquel precioso carro y este ha llovido mucho, y no iba a perderme esta oportunidad.

Entonces hice yo la pregunta. ¿Por qué me invitan a mí, y no a los cientos de otros periodistas de la costa oeste que iban a estar en la zona ese mismo día para una reunión del Motor Press Guild? La respuesta es simple. Ferrari Norte América se ha dado cuenta de la importancia que tiene el mercado latino de los EEUU, y yo sería el afortunado para comunicar las sensaciones al volante a mis compadres.

Las líneas de este 612 son perfectas. Uno casi no se da cuenta que en realidad este deportivo tiene espacio para cuatro adultos. El interior está muy cuidado, con toques clásicos y modernos. Por un lado las costuras del cuero podían haber sido hechas por un artesano de hace medio siglo, mientras que el panel de información digital revela que este es un carro de lo más moderno. Esta pantalla nos informa de la presión y temperatura del aceite, la temperatura del refrigerante, y el nivel de gasolina, entre otras cosas.

También el cambio de F-1, con palancas a ambos lados del volante que nos permiten cambiar de marcha sin tener que bajar la mano a la palanca de cambios, o pisar el embrague. Pero no te confundas, este no es un cambio semi-automático, sino completamente manual, lo que pasa es que la computadora de abordo se ocupa de apretar el embrague. La tendencia es soltar el acelerador cada vez que cambio, pero mi acompañante me dice que no que deje el pie sobre el acelerador. El robot F1A hace cambios más rápidos de los que yo podría hacer, en tan sólo 0.2 segundos, y con mucha suavidad. Aún así, Ferrari ofrece un cambio manual de seis marchas, para aquellos apegados a la palanca de cambios; uno de cada diez vehículos vendrá así equipado.

Existen dos programaciones de cambio manual, una de sport un poco más agresiva que la otra. Además hay una modalidad completamente automática, en la que el coche decide cuando cambiar de marcha por ti. Después de probar las tres opciones, me quedo con la modalidad sport, que en principio hace unos cambios un poco más bruscos, pero también mucho más divertidos.

El 612 Scaglietti es una feria de sensaciones, abrazado por el suave asiento de cuero y por las fuertes aceleraciones que hacen que nos incrustemos sobre él, escuchando el motor subiendo de vueltas, hasta llegar a las 7000 revoluciones, exprimiendo hasta el último de los 533 caballos del motor V12 detrás de mi, antes de apretar la paleta en el lateral del volante que nos sube hasta la siguiente marcha. Contamos con seis marchas, pero en Mojave no me hace falta pasar de la cuarta. Pude subir brevemente hasta la sexta marcha, a velocidades muy por encima del límite de velocidad, en una recta perdida en medio de la nada, arriesgando una multa y el arresto.

Ese es el problema con el 612 Scaglietti, que invita a ir deprisa, muy deprisa, sin que notes casi nada de ruido en la cabina. La carrocería de aluminio “superleggera” de diseño “spaceframe” fue desarrollada en equipo con ALCOA. Su reducido peso, 130 libras menos que el Ferrari 456, y la distribución de ese peso a 46/54, hace que el 612 Scaglietti sea tan divertido de conducir.

El nombre 612, viene del motor, 6 por los casi seis litros y 12 por V-12. Más concretamente se trata de un 5748cc Tipo 133F V-12 a 65 grados, compresión de 11.2:1, potencia de 533 caballos y par motor de 434 libras-pies.

Este es en realidad un auto súper-exclusivo. No más de 130 llegarán a los EEUU, el mercado más importante de la marca de Maranello, en su primer año de vida; la producción global será de unas 4000 unidades. Pero no basta con tener el más de medio millón de dólares para conseguir uno, tendrás que esperar tu turno, pues ya hay una lista de espera de por lo menos un año. Y si quieres asientos con calefacción, prepárate a desembolsar otros 750 dólares.

Written by Isaac Hernandez

octubre 14, 2007 a 8:34 am

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. Hi ,
    I like this vehicle ..can i have its specifications in English?

    Hot Laps

    febrero 29, 2008 at 5:01 pm


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: